Malaria

La malaria es una enfermedad grave y a veces mortal causada por el parásito Plasmodium. Se transmite a los humanos a través de la picada del mosquito Anopheles cuando está infectado por el parásito.

La malaria mata a más de 400.000 personas al año, en su mayoría en África. Son los mosquitos hembra los transmisores de la malaria. Cuando los mosquitos succionan la sangre de una persona infectada por el parásito, lo transportan hasta la próxima persona a la que pican, propagando así la enfermedad.

Dado que no existe una vacuna contra la malaria, para protegerte contra la enfermedad usa la técnica ABCDE (conocimiento, prevención de picaduras, quimioprofilaxis por medio de medicamentos contra la malaria, diagnóstico y método de espera de emergencia).

Síntomas

Los síntomas habituales incluyen náuseas, dolores de cabeza, diarrea, fatiga, dolor muscular y articulaciones, piel amarillenta, fallos renales, convulsiones, confusión, fiebre y escalofríos. Estos síntomas pueden poner la vida en peligro si no se tratan en un plazo de 24h.

Prevención y tratamiento

Un diagnóstico a tiempo puede salvar la vida, mitigando la enfermedad y previniendo el contagio y la muerte. Una vez diagnosticada la malaria, se puede iniciar un tratamiento antimalárico. Si sospechas que sufres malaria, busca tratamiento médico de inmediato e informa que has viajado a una zona con malaria.

Áreas de riesgo